Ginecología

CME Ginecología es un servicio personalizado para las mujeres en sus distintas etapas, adolescencia, juventud, madurez y tercera edad.

El objetivo de CME Ginecología es la prevención adaptada a la necesidad de cada mujer.

Consultas ginecológicas

Acceso a especialistas dentro de plazos cortos y acotados (48 o 72 horas). Apuntamos a la prevención, para adelantarnos patologías pasibles de evitar con controles periódicos.

Chequeos ginecológicos

PAP papanicolau

Chequeo 1

Papanicolau

QUÉ ES –  Es un examen para detectar cáncer de cuello uterino. Las células tomadas por raspado a nivel del cuello uterino se examinan bajo un microscopio. El cuello uterino es la parte más baja del útero que desemboca en la parte superior de la vagina.

PREPARACIÓN.- Dentro de las 48 horas anteriores al examen, la paciente no debe darse duchas o irrigaciones vaginales, ni realizarse tratamientos intravaginales (óvulos, cremas, etc.), ni mantener relaciones sexuales o usar tampones, ni haberse efectuado un examen ginecológico.

Intente no programar la prueba de Papanicolau mientras esté teniendo el periodo (esté menstruando). La sangre puede hacer que los resultados de la prueba sean menos precisos. Si está presentando un sangrado inesperado, no cancele su examen, consulte.

Es conveniente vaciar la vejiga justo antes del examen.

PROCEDIMIENTO.- Para efectuar el examen, la paciente se acuesta sobre una camilla y coloca las piernas en los bordes. El técnico coloca cuidadosamente un instrumento llamado espéculo dentro de la vagina para abrirla ligeramente. Esto le permite al proveedor observar el interior de la vagina y el cuello uterino.

Se raspan células suavemente de la zona del cuello uterino. La muestra se envía a un laboratorio para su análisis.

Para preparar el examen, la paciente dará al técnico toda la información acerca de la medicación que está recibiendo. Algunas píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno o progesterona pueden afectar los resultados del examen, por eso se recomienda informar

También deberá informar si ha tenido un resultado anormal en una prueba de Papanicolau o si podría estar embarazada.

Durante el examen, se puede sentir alguna molestia, similar a los cólicos menstruales, y también se puede sentir presión. Después del examen, puede sangrar un poco.

El Papanicolau es una prueba de detección de cáncer de cuello uterino. La mayoría de los cánceres del cuello uterino se pueden detectar a tiempo si una mujer se hace pruebas de Papanicolau de manera rutinaria.

Los exámenes de detección deben empezar a la edad de 21 años. Y después, deben hacerse una prueba de Papanicolau cada 30 meses para buscar cáncer de cuello uterino. Después de la edad de 65 a 70 años, la mayoría de las mujeres pueden dejar de hacerse la prueba de Papanicolau siempre y cuando hayan obtenido 3 resultados negativos en los exámenes dentro de los últimos 10 años.

Un resultado normal significa que no hay células anormales presentes. La prueba de Papanicolau no es 100% precisa. El cáncer de cuello uterino se puede pasar por alto en una pequeña cantidad de casos. La mayoría de las veces, el cáncer de cuello uterino se desarrolla de manera muy lenta y las pruebas de Papanicolau de control deben encontrar cualquier cambio a tiempo para el tratamiento.

Cuando una prueba de Papanicolau muestra cambios anormales, se necesitan pruebas o controles adicionales. El próximo paso depende de los resultados de la prueba de Papanicolau, sus antecedentes previos de Papanicolau y los factores de riesgo que usted pueda tener para cáncer de cuello uterino.

Para los cambios celulares menores, el profesional recomendará otra prueba de Papanicolau o realizar una colposcopía.

Chequeo 2

Colposcopía

QUÉ ES – Es una exploración o examen visual del conducto vaginal y del cuello del útero, mediante un aparato óptico que amplifica las imágenes. Permite controlar cambios en la salud de cuello uterino, vagina y vulva

Una colposcopia se usa para detectar células cancerosas o células anormales que se pueden volver cancerosas. Estas células anormales, en ocasiones, se denominan “tejido precanceroso”. En una colposcopia también se buscan otras afecciones médicas, como verrugas genitales o crecimientos no cancerosos llamados pólipos. Un instrumento especial llamado colposcopio ofrece al médico una vista iluminada y sumamente aumentada de los tejidos que componen el cuello uterino, la vagina y la vulva. El colposcopio se coloca cerca del cuerpo, pero no ingresa en el cuerpo.

Si el PAP efectuado mostró la presencia de ciertas células anormales y obtuvo un resultado positivo para VPH, una colposcopia puede ayudar a confirmar y diagnosticar posibles problemas. El VPH, o virus del papiloma humano, es un virus que puede aumentar su riesgo de presentar ciertos tipos de cáncer, incluido cáncer de cuello uterino.

PREPARACIÓN.- Dentro de las 48 horas anteriores al examen, la paciente no debe darse duchas o irrigaciones vaginales, ni realizarse tratamientos intravaginales (óvulos, cremas, etc.), ni mantener relaciones sexuales o usar tampones, ni haberse efectuado un examen ginecológico.

No deberá programarse la colposcopía mientras se esté teniendo el periodo (esté menstruando). Si hay un sangrado inesperado, la paciente deberá consultar antes de cancelar el examen. La paciente deberá informarle a su médico si está embarazada o podría estar embarazada antes de su cita.

Es conveniente vaciar la vejiga justo antes del examen.

PROCEDIMIENTO.- Después de recostarse en la camilla, la paciente colocará los talones en los estribos que se encuentran en el extremo de la misma. Se introducirá un instrumento denominado espéculo en el interior de la vagina para abrirla y darle al médico una vista más clara del cuello uterino. Se le limpiarán ligeramente el cuello uterino, la vagina y la vulva con un vinagre o una solución yodada que ayuda al médico a ver mejor las áreas anormales. El colposcopio se le coloca entre las piernas lo más cerca de la vagina posible, pero nunca ingresa en el cuerpo.

No hay efectos secundarios directos de una colposcopia.

Estudios ginecológicos

estudios ginecológicos

Chequeo 3

Exudado vaginal

QUÉ ES – Es una prueba diagnóstica utilizada para identificar el origen de las infecciones vaginales. Es una técnica sencilla, que requiere pocos minutos y no resulta dolorosa, en la que se analizan las secreciones vaginales, para identificar la presencia o no de una infección, así como el patógeno que la causa

Consiste en la toma de una muestra de la secreción de la vagina y del cuello uterino. Este proceso lleva solo unos minutos y las posibles molestias que ocasiona son mínimas.

En condiciones normales, las secreciones vaginales son inodoras, de color claro o transparente, de consistencia viscosa, homogéneas y tienen un pH ácido, inferior a 4,5. Están compuestas por moco proveniente del cuello uterino, y su cantidad y aspecto pueden variar con la edad, la fase del ciclo menstrual, la excitación y la actividad sexual, los anticonceptivos o el embarazo. Cuando se produce una infección vaginal, las características de la secreción vaginal cambia, haciéndose más abundantes, con mal olor, de color blanco, amarillo o pardo.

El examen en el laboratorio de una muestra de exudado vaginal, permite identificar la presencia o no de una infección y el patógeno que la causa, permitiendo así realizar el tratamiento adecuado en cada caso.


Se solicita cuando existe la sospecha de una infección vaginal. La presencia de picor, escozor o ardor, asociado a cambios en las características habituales de la secreción vaginal son síntomas característicos de la presencia de una infección vaginal. Algunas veces, los síntomas y el aspecto del flujo vaginal son tan característicos que el diagnóstico resulta tan evidente no siendo obligada su realización. Pero, ante la duda de que exista infección o del posible agente causante, se toma una muestra de la secreción vaginal. Las características de la secreción como el color, cantidad o la consistencia, orientan al ginecólogo sobre la posible causa de la infección.


Durante el embarazo. el exudado vaginal se realiza de forma rutinaria en fechas próximas al parto para identificar la presencia del estreptococo agalactiae, una bacteria que se ha relacionado con infecciones en el recién nacido y en la madre. En caso de que se detecte este microorganismo a la embarazada, se le deberá realizar un tratamiento antibiótico profiláctico durante el parto.


PREPARACIÓN.-Se recomienda haber finalizado la menstruación tres o cuatro días antes,  abstenerse de tener relaciones sexuales en las 48 horas previas a la prueba, lavarse externamente con agua y jabón (no hacer lavados internos ni aplicarse desodorantes vaginales), y no usar tratamientos tópicos (óvulos, espermicidas, cremas vaginales) siete días antes a la prueba.

PROCEDIMIENTO.- La paciente deberá pasar a la sala de exploración y se descubrirá sus genitales, cubriéndose con un paño, se le indicará que se siente en la camilla ponga los pies en los estribos en posición ginecológica, para que el técnico proceda. Para obtener una muestra del flujo vaginal que sea adecuada para su estudio, esta se obtiene del lugar donde se acumulan las secreciones, el fondo posterior de la vagina (fondo de saco posterior). Para acceder a él, se coloca un pequeño instrumento, llamado espéculo, que abre vagina y exponiendo a la vista las paredes vaginales y el cuello del útero. Este procedimiento es totalmente indoloro, quizá ligeramente molesto para algunas mujeres.

En ocasiones, es preciso que la toma se realice del canal endocervical, es decir a través del orificio del cuello uterino, introduciendo en él un palillo con una terminación de algodón (hisopo). El hisopo se impregna de las secreciones y finalmente se introduce este en un tubo que tiene un medio de cultivo que permite la nutrición de los gérmenes durante el proceso de transporte al laboratorio, donde se hará su análisis.

Chequeo 4

Ecografía transvaginal

QUÉ ES – Es un examen interno utilizado para ver el útero, los ovarios, el cuello uterino y el área pélvica de la mujer.

El procedimiento no causa dolor, pero puede ser un poco incómodo a medida que el transductor se va moviendo.

PREPARACIÓN.- No se requiere realizar ningún tipo de preparación para poder llevar a cabo una ecografía transvaginal.

PROCEDIMIENTO.- La sonda de la ecografía se colocará dentro de la vagina durante el examen. La paciente se acostará sobre la espalda en una camilla con las rodillas dobladas.

El técnico que realiza la ecografía introduce una sonda dentro de la vagina. Puede ser levemente incómodo, pero no sentirá dolor. La sonda se cubre con un preservativo y un gel conductor.
El equipo de la ecografía crea una imagen de la parte del cuerpo. El técnico desplazará suavemente la sonda por el área para observar los órganos pélvicos.

Durante el embarazo, una ecografía transvaginal puede realizarse para detectar el desarrollo del feto en el útero en una etapa más temprana que con una ecografía abdominal, para identificar o descartar problemas como un aborto espontáneo o un embarazo ectópico.

También se puede solicitar una ecografía transvaginal si la mujer presenta dolor pélvico, sangrado vaginal inusual o dificultad para quedar embarazada.

Atención al Usuario

Horario

CME se  adapta a las necesidades de los usuarios, con un amplio horario de atención de lunes a viernes de 8 a 20 horas. Sábados de 8 a 12:30. Los servicios CME para carné de salud y certificados comienza a las 7:15 hasta las 11 hs. y de 13 a 14 horas de lunes a viernes. Consulta por nuestro Call Center 091-866209 de 8 a 20 horas.

Ubicación

Acevedo Díaz 1024 esq. Br. España. Montevideo - Uruguay

WhatsApp

091-866209

Email

contacto@cme.com.uy