CME

Acevedo Díaz 1024

Esq. Br. España - Montevideo

2402-0244

WhatsApp 091-887331

Lun - Vie: 7:15 - 20:00

Sabados de 8:30 a 12:30

Acevedo Díaz 1024 Esq. Br. España. Montevideo

dia mundial del sida

1 de diciembre: Día Mundial de la lucha contra el SIDA

Día Mundial de la lucha contra el SIDA

Cada 1 de diciembre, se conmemora el Día Mundial del SIDA, en el que personas de todo el mundo aúnan esfuerzos para concientizar sobre lo que implica el VIH/SIDA, mostrar solidaridad internacional hacia las personas que lo padecen y recordar a las que han fallecido por trastornos relacionados con el SIDA.

La difusión de este evento nos brinda a todos, tanto entes públicos como privados, la oportunidad de dar a conocer la situación actual e impulsar avances en materia de prevención, tratamiento y atención a los afectados de todo el mundo.

El avance de la medicina y los tratamientos disponibles en nuestro país permiten que esta enfermedad haya evolucionado de ser mortal a crónica, y que, al bajar la carga viral al cabo de ciertos meses de tratamiento ininterrumpido, se logre cortar la cadena de trasmisión. Las personas con VIH en tratamiento logran tener una buena calidad de vida, pero para ello es necesario detectarlo precozmente.

sida

En Uruguay, la media de edad de las personas con VIH, es de 38 años y en su mayoría son hombres. La vía de trasmisión más frecuente es la sexual, por lo que es fundamental insistir en el uso del preservativo, tanto masculino como femenino, como método efectivo de prevención del contagio.

Es esencial hacerse el test de VIH para detectarlo a tiempo y poder empezar el tratamiento correspondiente.

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), sigue siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial, con muchos millones de muertos por esa causa, y muchos millones de personas que viven con VIH.

No hay cura para la infección por el VIH. Por eso la prevención es crucial. Pero, actualmente, con el acceso al diagnóstico, el tratamiento y la atención eficaces del VIH y de las infecciones oportunistas, la infección por el VIH se ha convertido en una afección crónica y tratable, que permite que las personas que la han contraído puedan vivir muchos años con buena salud.

La OMS, el Fondo Mundial y ONUSIDA cuentan con estrategias mundiales contra el VIH que están en consonancia con la meta 3.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible consistente en poner fin a la epidemia de VIH para 2030.

Cómo se contagia

La infección por el VIH ataca el sistema inmunitario, y el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es la fase más avanzada de la enfermedad.

El virus ataca a los glóbulos blancos, y al debilitar el sistema inmunitario, hace que sea más fácil contraer enfermedades como la tuberculosis, otras infecciones y algunos tipos de cáncer.

Se transmite a través de los líquidos corporales de las personas infectadas, como sangre, leche materna, semen y secreciones vaginales. No se transmite por saliva, o sea que no hay riesgo en compartir besos, abrazos, apretones de manos o alimentos. También puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo y el parto.

Signos y síntomas

2

Los síntomas de la infección por el VIH difieren según el estadio en que se encuentre el paciente.

Es más probable la trasmisión en los primeros meses posteriores a la infección, pero muchos casos no saben que están infectados hasta las fases más avanzadas.

En las primeras semanas posteriores al contagio, algunos pacientes no manifiestan ningún síntoma, mientras que otros presentan un síndrome gripal con:

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • erupción cutánea
  • dolor de garganta.

A medida que la infección debilita progresivamente el sistema inmunitario, pueden aparecer más síntomas:

  • inflamación de los ganglios linfáticos
  • pérdida de peso
  • fiebre
  • diarrea
  • tos

Sin tratamiento, pueden aparecer enfermedades graves:

  • tuberculosis
  • meningitis por criptococos
  • infecciones bacterianas graves
  • cánceres como los linfomas o el sarcoma de Kaposi.

El VIH hace que empeoren otras infecciones, como la hepatitis B, la hepatitis C o la viruela símica.

3 1

Factores de riesgo

Comportamientos y afecciones que aumentan el riesgo de contraer el VIH:

  • tener relaciones sexuales, anales o vaginales, sin preservativo
  • padecer otras infecciones de transmisión sexual (ITS), como sífilis, herpes, clamidiasis, gonorrea o vaginosis bacteriana
  • abusar de bebidas alcohólicas o drogas en el contexto de las relaciones sexuales
  • compartir soluciones de drogas, agujas, jeringuillas u otro material de inyección que estén contaminados
  • recibir inyecciones, transfusiones o trasplantes de tejidos sin garantías de seguridad
  • someterse a procedimientos médicos o quirúrgicos que incluyan cortes o perforaciones con instrumental no esterilizado
  • pincharse accidentalmente con una aguja, hecho particularmente frecuente en el personal de salud.

Diagnóstico

El VIH puede identificarse por medio de pruebas de diagnóstico rápido, con resultados en el mismo día. Esto facilita considerablemente el diagnóstico precoz y permite iniciar la prevención y el tratamiento.

Las pruebas de uso más generalizado para el diagnóstico del VIH detectan los anticuerpos que se generan por el organismo como parte de la respuesta inmunitaria para luchar contra el virus. En la mayoría de las personas, los anticuerpos contra el VIH aparecen en los 28 días posteriores a la infección. Durante este periodo, llamado período ventana, en que todavía no se han generado suficientes anticuerpos para que se puedan detectar mediante las pruebas utilizadas habitualmente, el paciente puede transmitir el VIH. Las personas que hayan tenido una exposición reciente de alto riesgo y obtengan un resultado negativo deben hacerse una prueba adicional después de 28 días.

También a quienes les dio positivo en una primera prueba diagnóstica se les debe realizar una nueva prueba antes de iniciar la atención y el tratamiento, para descartar que los resultados sean incorrectos o se hayan notificado erróneamente.

Prevención

La enfermedad por VIH es prevenible.

Se puede reducir el riesgo de infección mediante:

  • el uso de preservativos masculinos o femeninos durante las relaciones sexuales
  • la realización de pruebas de VIH y de otras infecciones de transmisión sexual
  • la circuncisión quirúrgica masculina voluntaria
  • el uso de los servicios de reducción de daños para los consumidores de drogas inyectables
  • la utilización de antirretrovíricos (ARV) para prevenir la transmisión del VIH de la madre al niño.

Quienes estén tomando TAR y no presenten virus en la sangre no contagiarán a sus parejas sexuales, por lo que la ampliación del acceso a las pruebas y al TAR es muy importante para prevenir esta infección.

Tratamiento

El VIH se puede tratar y prevenir con tratamiento antirretrovírico (TAR), y si no se trata puede evolucionar a SIDA, a menudo al cabo de muchos años. El TAR no cura la infección por VIH, pero detiene la multiplicación del virus, impidiendo que el sistema inmunitario se debilite progresivamente.

La OMS considera que la enfermedad por VIH está avanzada cuando se encuentra en el estadio 3 o 4 de la OMS o cuando el número de células CD4 es inferior a 200 por mm3 en adultos y adolescentes. Se considera que todos los niños con VIH menores de 5 años padecen enfermedad avanzada por VIH.

Es importante destacar que las personas con VIH que están en tratamiento y tienen una carga vírica indetectable no lo transmiten a sus parejas sexuales. El acceso temprano al TAR y el apoyo para continuar el tratamiento son, por tanto, cruciales no solo para mejorar la salud de los pacientes, sino también para prevenir la transmisión del virus.

Las embarazadas con VIH deben tener acceso al TAR y tomarlo cuanto antes, pues esto protegerá su salud y evitará que el virus pase al feto antes del nacimiento o al lactante durante la lactancia materna.

La administración de TAR a personas sin VIH puede prevenir la enfermedad.

El SIDA, que es la enfermedad avanzada por el VIH, sigue siendo un problema en la lucha contra este virus.

En C.M.E. te invitamos a acercarte y conocer nuestras instalaciones y propuestas.

Te esperamos.

Tenemos para ofrecerte nuestro Paquete de Chequeo y Trasmisión Sexual, que consta de un chequeo en sangre, para detectar virus de H.I.V., V.D.R.L. (sífilis), Hepatitis B y Hepatitis C y una consulta con médico general a coordinar con el resultado de los análisis (pronto a las 24/48 horas), y te llevás nuestro carné de Usuario Preferencial, que te permite acceder a todos nuestros servicios, con precios preferenciales.

También contamos con otros estudios, disponibles en nuestra web.

No dejes de conocer nuestra reciente propuesta de Salud en Movimiento, que nos ofrece distintos saberes sobre cuerpos y salud confluyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio