Consejos para dormir bien

Consejos para dormir bien

Algo tan simple como dormir es para muchos un reto imposible. Se estima que una de cada cinco personas padece trastornos del sueño regulares u ocasionales. Pero, ¿qué podemos hacer cuando tenemos problemas para conciliar el sueño o tendencia a despertarnos durante la noche? A veces basta con cambiar nuestros hábitos. Toma nota y dulces sueños.

Cena ligera. Evita por la noche las comidas demasiado picantes o copiosas. Incluso los alimentos de difícil digestión que se han comido durante el día pueden alterar el sueño nocturno. Después de realizar la última comida, espera entre dos y tres horas antes de irte a la cama.

Dormir con sueño. Es importante irse a dormir únicamente si se está realmente cansado. Meterse en la cama y forzarse a dormir no es una buena alternativa porque dificulta el sueño ya que se genera una situación de estrés.

Hábitos de sueño. Hay que mantener tiempos de sueño regulares. Por eso, es recomendable dormir el mismo número de horas todas las noches. De esta manera, el cuerpo se relaja y se prepara para las horas de sueño tiempo antes de irse a dormir.

¡Cuidado con los estimulantes! Es recomendable evitar el consumo de bebidas con cafeína como el café, el té negro o verde, los refrescos de cola o las bebidas energéticas, entre 4 y 6 horas antes de irse a dormir.

Silencio y tranquilidad. El dormitorio tiene que ser un lugar tranquilo, silencioso y oscuro. En caso de ruido ambiental se pueden utilizar tapones para los oídos.

Temperatura. ¿Demasiado calor o frío? La temperatura ideal del dormitorio ha de ser de 18 ºC para favorecer el descanso.

Ejercicio. El deporte puede ayudar a liberar tensiones. No obstante, antes de irse a dormir, se recomienda evitar los deportes con gran actividad física para no estimular la circulación en exceso.

¿Ayuda el alcohol a dormir mejor?No. Aunque un vaso de vino o cerveza cause somnolencia, tomarse una copa de vino o el consumo excesivo de alcohol en una noche de fiesta provoca interrupciones del sueño. Por tanto, evita el consumo de alcohol antes de irte a dormir.

Dormir durante el día. Es recomendable no dormir demasiado durante el día. Para que una siesta sea beneficiosa para la salud no debería alargarse más de 30 minutos.

La cama es para dormir. Ver la televisión, utilizar el ordenador o el móvil, leer o incluso trabajar en la cama, puede resultar agradable, aunque no se recomienda cuando se padecen trastornos del sueño.

Despertarse durante la noche. Por la noche, ¿sueles dar vueltas despierto? Intenta no mirar la hora a cada momento, esto puede suponer más presión y dificultar la conciliación del sueño.

Buscar distracción. Si una noche es imposible conciliar el sueño no pasa nada. No hay que torturarse demasiado tiempo con el «no puedo dormir». La mejor solución es levantarse y hacer cualquier cosa hasta que se manifiesten los primeros síntomas de cansancio.

Relajación y desconexión. ¿Por la noche no puedes conciliar el sueño porque no dejas de darle vueltas a cosas? Intenta relajarte antes de irte a dormir para poder desconectar y descansar plenamente. De todas formas, deja una libreta junto a la cama y escribe lo que se te pase por la cabeza durante la noche, ya lo resolverás al día siguiente.

Te deseamos un feliz y placentero sueño.

Fuente: www.consumer.es

 

Responder

Your email address will not be published.