El protector solar no es un instrumento cosmético, es prevención

El protector solar no es un instrumento cosmético, es prevención

“El protector solar no es un instrumento cosmético, sino una herramienta de prevención básica”, ha sido enfática en señalar la dermato-oncóloga, Giselle Erazo.

En entrevista con REDACCIÓN MÉDICA, Erazo ha reconocido que en su especialidad están muy preocupados por el continuo crecimiento de los casos de cáncer de piel cada año, por ello ha instado a los profesionales, de primer nivel especialmente, a educar al paciente sobre la protección solar.

A propósito del Día Mundial contra el Cáncer de Piel, “los profesionales de la salud deben conocer que los niveles de radiación están extremadamente altos, por ello la importancia de brindar al paciente toda la información sobre la protección solar y al mismo tiempo enfatizar en el cuidado de los niños”, ha insistido.

Según Erazo, “la piel tiene memoria y va acumulando el daño”. Por ello en la cuarta, quinta o sexta década de la vida se presenta un cáncer de piel. “Es como la factura después de varios años de exposición al sol”.

La especialista ha revelado que “no pasa una semana en nuestra consulta sin diagnosticar uno o varios casos (de cáncer de piel), muchos de ellos en estado avanzado”.

La atención

Hay dos tipos de cáncer de piel, el melanoma y el no melanoma. El segundo es el más frecuente en el Ecuador y aparece en áreas expuestas al sol, como el dorso nasal o las orejas. El melanoma en cambio es más agresivo y se presenta en zonas expuestas o no al sol.

Las personas de piel oscura también pueden tener cáncer de piel, pero es menos común, por ello, Erazo ha sido enfática en señalar que la regla general es, el uso de protector solar cada dos horas.

Nunca es tarde para protegerse, “pero si ya se expusieron previamente, entonces con mayor razón hay que acudir al médico a una revisión anual, especialmente en nuestro país donde los rayos solares caen de forma perpendicular y en Quito, a una altura de 2.800 metros sobre el nivel del mar, hay más riesgo”, comenta la especialista.

Por un lado, los médicos de atención primaria y por otro los ocupacionales, son los encargados de transmitir las normas de prevención tanto a sus pacientes como a los trabajadores que permanecen expuestos a los rayos solares.

También se ha destacado que los profesionales de la salud ecuatorianos están en la capacidad de detectar lesiones anómalas, anormales, deformes, de dos colores que cambian rápidamente y que crecen en algunos meses.

Erazo ha apoyado la campaña “Por un Ecuador sin Cáncer de Piel”, que promueve Suncare en el país, marca de laboratorio Gramon Millet. Ha considerado que los adultos que promueven la protección solar, ayudan a educar a los niños y evitan así que en el futuro, sean los próximos pacientes.

Un mensaje

Para Erazo es importante que se establezcan programas de protección que lleguen a manos de la población con mayor riesgo como agricultores, trabajadores de la construcción, vendedores ambulantes, policías, etc.

“Nos gustaría que las autoridades de salud escuchen a los dermatólogos y vean al protector solar no como un instrumento cosmético, sino como una herramienta de prevención”.

Fuente: www.redacciomedica.ec (junio 2019)

Responder

Your email address will not be published.